Bajo el lema “Conoce tu presión sanguínea”, hoy 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión. Este evento trata de concienciar e informar a la población sobre la necesidad de prevenir y tratar la hipertensión arterial (HTA) para evitar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1.000 millones de personas de todo el mundo padecen de hipertensión. Sin embargo, cerca de la mitad de los pacientes desconocen que padecen la enfermedad, lo que puede derivar en importantes complicaciones para la salud.

Muchas de los fallecimientos debidos a enfermedades cardiovasculares (ECV) como la hipertensión, podrían haber sido evitadas simplemente con un control de la presión arterial y realizando unos pequeños cambios en los hábitos de vida.

dia internacional de la hipertensión

¿Qué es la hipertensión arterial?

La presión arterial mide la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre. En el caso de padecer hipertensión, es decir, una presión arterial alta, los vasos sanguíneos soportan una alta presión que acaba dañándolos.

Cuando medimos la presión arterial, tenemos 2 lecturas. El número superior se denomina presión arterial sistólica (PAS) y el número inferior se llama presión arterial diastólica (PAD), indicadas como PAS/PAD mmHg.

  • Una presión arterial normal es cuando la presión arterial es menor a 120/80 mmHg.
  • Una presión arterial alta o hipertensión es cuando la presión arterial es superior a 140/90 mmHg.

La presión arterial es distinta según la hora del día, oscilando en intervalos regulares de tiempo, siendo más alta durante el día y bajando de forma continua durante la noche hasta alcanzar su mínimo cuando estamos durmiendo, para de nuevo aumentar lentamente durante las primeras horas de la madrugada.

Las causas de la hipertensión dependen de numerosos factores, sin haber una causa orgánica de esta enfermedad. En la mayoría de los casos existe una predisposición genética y factores de riesgo externos como:

  • El consumo excesivo de alcohol y sal
  • Padecer de obesidad o diabetes
  • El estrés y la ansiedad
  • El consumo de tabaco

En un 95% de los casos no se identifica ninguna causa de presión arterial alta. En el 5% restante, la hipertensión se debe a enfermedades renales crónicas, hiperparatiroidismo, trastornos hormonales o la administración de algunos tipos de medicamentos.

Medirse la presión arterial de forma habitual

La mayoría de las veces la hipertensión no presentan síntomas. La mejor forma de evitar esta enfermedad es la prevención y la detección temprana. Por ello, es fundamental controlar la presión sanguínea de forma rutinaria a partir de los 40 años en hombres y a partir de los 50 años en mujeres.

Es recomendable medirse la presión arterial en casa con un tensiómetro de buena calidad que podemos comprar en cualquier farmacia, anotando las mediciones para llevarlas a nuestras citas médicas.

Un diagnóstico temprano de esta enfermedad puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio o el ictus.